Lo principal en esto es la valentía, la constancia y la flexibilidad. No es fácil tomar el valor de lanzar tu cuento pues uno se expone también en ese proceso, pero mi experiencia es que vale 100% la pena tomar ese riesgo.

¿Quiénes son parte de La Casineta y cuál es el método de trabajo que utilizan? 

Por ahora soy sólo yo, pues es un micro emprendimiento, por llamarlo de alguna forma. Me ayudan constantemente mis hijas en darme opiniones y siempre son ellas las que prueban primero los productos… Así que podríamos decir que somos un equipo (risas).

¿Es tu principal fuente de ingresos?

La Casineta es un aporte a la economía familiar, pero no es mi principal fuente de ingresos, además tengo un trabajo a medio tiempo como psicóloga en una constructora desde hace varios años. En algún momento me cuestioné la posibilidad de dejar mi trabajo, pero la verdad es que lo paso bien, me encanta “la constru” y encuentro “entrete” tener dos mundos en los cuales moverse.

¿Cuál es la mayor dificultad que has tenido que enfrentar con La Casineta?

El camino con La Casineta ha estado lleno de cosas lindas, pero sin duda la principal dificultad es el tiempo. Tengo una pega que me gusta, dos hijas chicas, la casa, etc. En un momento en que La Casineta comenzó a tomar vuelo me vi súper sobrepasada, porque en gran medida dejé horas de mi trabajo por estar más disponible para las niñas, ¡y estaba pasando aún menos tiempo con ellas!

En ese momento comprendí que todo tiene su tiempo y que mientras tanto La Casineta debía mantenerse pequeñita, de tal manera de poder jugar bien todos los roles que tengo.

¿Cuál es la mayor satisfacción que te da La Casineta?

Hay varias etapas del proceso productivo que me encantan. La primera es súper clave y tiene que ver con la elección de los materiales, ¡me encanta ir a comprar insumos y telas! Por otro lado, cuando ya tienes el producto listo, me produce mucha satisfacción ver el resultado final.

Además, me alegra mucho lo que está pasando este año, que como ya llevamos un tiempo funcionando, los clientes vuelven o te recomiendan con sus amigos.

Si tuvieras que aconsejar a otros productores que están comenzando sus emprendimientos, ¿qué les dirías?

Lo principal en esto es la valentía, la constancia y la flexibilidad. No es fácil tomar el valor de lanzar tu cuento pues uno se expone también en ese proceso, pero mi experiencia es que vale 100% la pena tomar ese riesgo.

También, como todo trabajo independiente, hay que ser súper ordenado y constante, pues cada producto tiene su proceso. Me pasa constantemente que soy súper desordenada, ¡y termino corriendo a última hora porque me falta algún material!

Y, por último, se debe ser súper flexible pues las cosas van tomando forma y a veces no es lo que uno tenía planificado.