Nací en un pueblo de la Octava Región. Allá al juego del “Luche” se le llama “La Casineta”. Y tomé ese concepto, pues además de traerme buenos recuerdos de mi infancia, representa muy bien el rol que intentan cumplir mis productos.

¿Cómo comenzó La Casineta?
Desde chica que tuve cercanía con el trabajo a mano y siempre he tratado de ir aprendiendo distintas técnicas dentro de las posibilidades que el tiempo entrega. Un día mi marido me regaló una máquina de coser, la cual tuve guardada durante meses, hasta que partí con el prenatal de mi segunda hija.

En ese tiempo y aprovechando la energía creativa que da la maternidad, comencé a explorar la máquina y el maravilloso mundo de las telas. La verdad es que sin darme mucho cuenta, me puse a coser cosas que necesitaba para mis hijas, pero que en ese momento no se encontraban en el mercado. Y así después de un tiempo y de que muchas personas comenzaron a envalentonarme, me lancé con La Casineta.

¿Por qué elegiste ese nombre? ¿Qué significa?
Nací en un pueblo de la Octava Región. Allá al juego del “Luche” se le llama “La Casineta”. Y tomé ese concepto, pues además de traerme buenos recuerdos de mi infancia, representa muy bien el rol que intentan cumplir mis productos. Costuras simples, muy coloridas, que llamen a los niños a desarrollar la imaginación y alejarse un poco de las pantallas.

¿Cuál es el objetivo que existe tras la creación de estos juguetes?
La verdad es que no se si hay un objetivo tan claro, intento siempre trabajar productos que vayan en la línea del tipo de crianza que con mi marido hemos elegido para nuestras hijas. Desde ahí trato de ofrecer productos para que otros padres puedan apoyarse, por ejemplo juguetes representativos de nuestras raíces y que promuevan el juego imaginativo o accesorios pensados para que los cumpleaños no se vuelvan una oda al plástico y puedan ser reutilizados y tener una doble vida etc.

¿Cómo aprendiste las técnicas con que desarrollas tu trabajo?
La verdad es que ha sido súper autodidacta todo el proceso, uno va aprendiendo del ensayo y error, de coser y descoser. Particularmente me cuesta mucho ser estructurada, ocupo poco medidas y los moldes siempre los voy adaptando. Pero desde hace un tiempo comencé a trabajar en un cuaderno en donde voy anotando todo (medidas, telas, tips, etc) y así cuando me toca repetir un producto no se me hace tan difícil.

Facebook: La Casineta Bazar
Instagram: @lacasinetabazar