“En muchas ocasiones, la creación artesanal abarca objetos que sirven lo mismo para el uso diario en el hogar y el trabajo o tienen un objeto estético asociado a su uso cotidiano o una finalidad ritual, que los hace quedar inmersos en la red de símbolos que constituyen la identidad comunitaria” (Fragmento del folleto Grandes Maestros del Arte Popular”)

En Buenos Aires, Argentina, se encuentra el Museo de Arte Popular José Hernández, el cual alberga colecciones con piezas de confección artesanal por medio de diferentes técnicas en el territorio americano. Su nombre se debe al escritor de Martín Fierro, poema narrativo que retrata la vida de los gauchos en las pampas bonaerenses.

Las exposiciones que se encuentran presentes actualmente son dos. La primera se concibe bajo el título “Grandes Maestros del Arte Popular Iberoamericanos” y consta de dos secciones: textiles y cestería. Bolivia, Perú, Chile, Paraguay, México, Guatemala y la propia Argentina son cuna de los artesanos cuyas piezas se exhiben.

La propuesta involucra poner en diálogo las piezas con un mismo uso social (fajas, camisas/ponchos, paños, vestidos, cestas, hamacas, sombreros) de los distintos lugares geográficos, siendo posible distinguir características particulares entre ellas, así como elementos comunes. Por ejemplo, están presentes la combinación de colores y diseños, pero en la confección de prendas textiles se comparte el empleo de técnicas de telar en faz de urdimbre.

La segunda exposición corresponde a un homenaje a José Hernández por los 180 años de su nacimiento, en la cual se incluyen variadas versiones de su obra Martín Fierro, objetos de la cultura gaucha y obras artísticas inspiradas en diferentes pasajes de su obra. De la muestra, se desprende la importancia de esta creación y del trabajo de su autor en torno a las figuras populares del pueblo argentino, como lo es el trabajador gaucho. Debemos tener presente que su vida se enmarca en los procesos de consolidación de los Estados-nación latinoamericanos, siendo parte importante de ellos la proyección de elementos identitarios que aportaran a la unidad sociocultural buscada. En este escenario, resultó innovador el rescate de figuras que se encontraran fuera de la élite que dirigía este proceso de consolidación. Es esta la idea que se puede encontrar en el relato del museo.