Los tatuajes corresponden a una práctica con manifestaciones desde hace muchos años en lugares distintos. Marcar la piel puede tener como objetivo cumplir algún ritual de paso, expresar una identidad social, ser acto de catarsis y sublimación de la historia personal, poseer un carácter simbólico-religioso, entre otros muchos sentidos.

Entre los tatuajes encontramos diversas formas de diseño y ejecución que expresan la creatividad y dinamismo que posee este arte. Si bien cada cultor desarrolla un estilo propio, es posible reconocer ciertos elementos comunes que permiten hablar de “escuelas” o tradiciones surgidas en distintos espacios geográficos y momentos históricos. Aquellas son numerosas, por lo que aquí hemos recogido algunas.

En primer lugar, están los tatuajes de tipo tradicional americano también llamado old school (escuela vieja) el cual se caracteriza por líneas gruesas, colores planos y un repertorio de diseños simples, como símbolos patriotas estadounidenses (águilas y banderas), rosas y pin ups, las chicas de calendarios de los años 50. Estos son los que se hacían los marinos norteamericanos.

guia tatuajes 1Desde la otra esquina en el mapa de los tatuajes está la nueva escuela (new school), en la cual se desarrollan diseños contemporáneos y fantásticos de colores brillantes. Aquí el tatuador tiene total libertad en diseño, colores y delineado.

guia tatuajes 2Otro estilo son aquellos tatuajes llamados tribales, palabra que si bien hace alusión a un amplio grupo de pueblos, identifica diseños bastante reconocibles pues se trabajan con colores sólidos, diseños fundamentalmente geométricos y patrones repetitivos.

guia tatuajes 3Algunos tipos de tatuajes poseen un origen definido en una cultura, como sucede con el irezumi, que es un tatuaje originado en Japón con fines decorativos y espirituales. Se basa mayoritariamente en escenas protagonizadas por personajes legendarios, símbolos religiosos y motivos de la naturaleza. Todos los elementos presentes en el diseño son combinados con armonía, equilibrio y forma, aspectos muy importantes en esta tradición.

El tatuaje celta es otro practicado hasta la actualidad. Si bien puede considerarse un subgénero de los tribales, tiene particularidades como el entrelazamiento de dibujos y la abundancia de decoración, además de recoger simbología propia de este pueblo: tréboles, árboles de la vida, cruz celta (creada con la llegada del cristianismo) y nudos.

guia tatuajes 4Entre las formas particulares de hacer un tatuaje encontramos aquellos que responden a la fórmula de negro y gris, en la cual solo se emplea tinta negra y distintos diluidos de la misma, por lo que las sombras y medias tintas responden a la diferencia de proporciones que se realizan en la preparación de la tinta, siendo la luz el tono de la piel. Aquí el artista tiene como desafío pasar de la luz a la sombra mediante suaves veladuras o capas utilizando estas tintas, de lo contrario el trabajo resulta tosco.

guia tatuajes 5Otra campo de práctica es el retrato en el cual se emplea una fotografía y se busca plasmar la esencia del retratado, generando la impresión de que la imagen creada en la piel se encuentra viva.

guia tatuajes 6Para finalizar esta muestra, tenemos los tatuajes de hiperrealismo, el cual trata de imitar fielmente los objetos reales, rescatando sus detalles, proporciones, colores, luces y sombras, empleando recursos visuales para crear sensaciones de relieve y texturas.

Estos son algunos de los estilos principales, teniendo a su vez subtipos. Los cultores del tatuaje pueden especializarse en uno o varios de estos estilos, respondiendo a gustos estéticos y sus habilidades específicas. Pero todas estas variantes poseen en común que son formas de expresar emociones, significados socioculturales e historias de vida en el cuerpo de las personas, por lo que su realización requiere de gran talento, compromiso y rigor, pues su lienzo no es desechable ni reemplazable en caso de error.