Maya Pedal es una ONG dedicada a construir bicimáquinas. ¿De qué se trata? Reciclan bicicletas y crean maquinaria agrícola para sectores rurales en Guatemala. Bicimolino (para desgranar maíz), bicibomba (para obtener agua) o biciesmeril (para afilar herramientas agrícolas) son algunas de sus creaciones.

Hace 17 años nació Maya Pedal. El comienzo fue difícil. Convencer a comunidades campesinas que una bicicleta reciclada podía ser la solución a su problema de riego o de forraje para animales, no era sencillo. Sin embargo, la perseverancia y la buena producción de las bicimáquinas, hizo que esta idea extraña ganara popularidad y se transformara en un proyecto viable y con planes de internacionalización.

Hoy dan solución en Guatemala a decenas de personas y comunidades, apoyando proyectos auto-sustentables con la idea de preservar el medioambiente y contribuir a superar la pobreza en las familias del área rural.

“Al comienzo nosotros teníamos que buscar a las personas para que se atrevieran a probar las bicimaquinas. Ahora son las comunidades las que se acercan a nosotros. Llegan comunidades de campesinos, iglesias y familias a contarnos sus necesidades y ver si  en nuestras máquinas está la solución, o si podemos crear algo que pueda ayudarles en su trabajo”, relata Mario Juárez, creador y director de Maya Pedal.

“En nuestro taller tenemos una variedad de bicimaquinas siempre disponibles para que las puedan probar. Nosotros estudiamos el grupo comunitario o étnico que se nos acerca, vemos si nuestras invenciones son compatibles con lo que buscan y elegimos el grupo con el que trabajaremos, siempre intentando privilegiar aquellos sectores más desfavorecidos”.

El financiamiento de las bicimáquinas es mixto. “Nosotros financiamos hasta el 70% y el resto lo ponen las comunidades. Antes las entregábamos totalmente gratis, pero nos dimos cuenta que muchas quedaban en desuso, o no se valorizaban por quienes las recibían. Con el financiamiento compartido funciona mucho mejor y los indicadores de uso son muy altos”, agrega Mario.

Bicimaquinas en acción

A la fecha Maya Pedal cuenta con 12 bicimáquinas diseñadas. Todos los diseños se comparten en su sitio web y pueden ser descargados totalmente gratis. Bicicletas recicladas y mucho ingenio, es la materia prima de esta organización.

Una de las primeras y más populares es la Bicimolino. Sirve entre otras cosas para hacer alimento para perros, aves o forraje.

Soya, proteína, maíz y un fuerte pedaleo, terminan dando una fórmula homogénea de alimento para distintos animales. “Hay comunidades que ya no sólo logran autoabastecerse, sino que han empezado a empacar el alimento que producen para llevarlo al mercado y generar un nueva fuente de ingresos”.

Otra de las Bicimáquinas que mejor recepción ha tenido es la Bicibomba, que ayuda a llevar agua desde los pozos hasta los campos de regadío.

“El sistema de bombeo para riego siempre ha sido un problema en Guatemala en las zonas indígenas. Para poder bombear agua desde los pozos tienes dos opciones. Bajar energía eléctrica a través de postes, o un motor que funcione con bencina. Pero ambas son demasiado caras para la realidad de nuestros pueblos indígenas. Por eso esta bicimáquina ha sido una solución enorme para el uso agrícola, en pozos de menos de 30 metros presenta un gran rendimiento y no hay ningún costo asociado a su uso”.

Actualmente, Maya Pedal sigue trabajando duro en Guatemala pero ya inicia sus planes para poder llegar a más rincones del mundo. “Nuestra meta es el 2018 llegar a Nicaragua, Salvador, Honduras y la parte sur de Chiapas. De todas formas, cualquier persona que quiera intentarlo sólo debe descargar los manuales e intentarlo”, nos cuenta desde Guatemala, Mario Juárez.

Maya Pedal está compuesto por 12 personas. Un equipo multidisciplinario al que suelen sumarse personas de distintos países a través de los voluntariados. “Durante el voluntariado aprenden las distintas fases de producción de estas bicimáquinas. Hemos recibimos muchos voluntarios de Guatemala, pero también de Inglaterra, Suiza, Estados Unidos y Argentina por nombrar algunos países”.

Después los voluntarios dejan Maya Pedal con la idea de llevar este modelo a otras comunidades que lo necesiten. Desde el sitio www.mayapedal.org quien desee puede inscribirse para realizar voluntariado.