Por Verónica Arévalo

Mi Lira bien encordada
Se encuentra lista señores
A poetas y cantores
Se las ofrezco afinada.

Si algún poeta chileno
Desea también cantar
En la lira popular
Que se presente sereno
Trayendo en limpio sereno
Su poesía inspirada;
No crea el autor que en nada
Yo se la reprocharé
En cambio la franquearé
Mi lira bien encordada.

(Lira Popular Nº 8 ocho, versos en ocho sílabas por Juan B. Peralta)

El fragmento anterior es parte de las creaciones contenidas en un conjunto de pliegos de papel titulados “Lira Popular”, los cuales circularon en Santiago, Valparaíso y Concepción entre 1850 y 1930, aproximadamente. En cada hoja se imprimían de cinco a ocho poemas escritos en décimas por un mismo autor, introducidos por un dibujo grabado en relación a los temas de los versos, aunque en ocasiones podía ser solo una imagen que tenían disponibles las imprentas que reproducían el pliego.

Posiblemente el nombre La Lira Popular corresponde a una parodia de la revista de poesía “culta” La Lira Chilena , ya que, tal como lo señala el nombre mismo, las voces poéticas de estos facsímiles corresponden a personas del mundo popular que hablan, desde su particular punto de vista, de actualidad, política, religión, historia nacional y relatos de vida, entre otras temáticas. Los pliegos se vendían a bajo costo en lugares públicos, como plazas y mercados, por lo que su audiencia también sería la población marginada de los círculos intelectuales de la élite de la época. Considerando que gran parte de la población chilena en aquellos tiempos era analfabeta, se vuelven elementos importantes de este medio de comunicación la presencia de diseños atractivos e intrigantes (incluso hasta el día de hoy), así como la sonoridad y el ritmo de los versos al ser leídos en voz alta.

Por medio de los escritos, podemos acceder a narraciones de crímenes, escándalos y eventos bíblicos, mezcladas en una misma plana. Es común que se diluya la frontera entre la realidad y la fantasía, como sucede en “El niño de dos cabezas”:

En la hacienda del Peral
Ha nacido esta visión
Un niño de dos cabezas
Que ha causado admiración.

(…)

De fenómeno viviente
El verso les ha de saber
Que es un hijo de una mujer
Horrible como una serpiente.
Poca figura de gente
Tiene pues, este varón
Que asemeja a un escorpión
Dicen como yo lo pruebo
Y ahora en el siglo nuevo
Ha nacido esta visión.

(José Hipólito Casas Cordero)

Así como también la expresión de opiniones explícitas del poeta frente a los temas de los cuales informa, como el texto de Rosa Araneda sobre las mujeres católicas opositoras al presidente del momento, José Manual Balmaceda:

Al impulso de mi mano
Yo diré a todas horas,
Vivan las opositoras
Que por no morir a pausa
Defendieron nuestra causa
Como unas leales señores.

El valor histórico, literario y estético de las colecciones que se conservan fue considerado por la UNESCO para inscribir a la Lira Popular como memoria del mundo. Aproximarse a sus hojas es acercarse a los procesos de migración campo-ciudad experimentados por la sociedad chilena desde la segunda mitad del siglo XIX —incluyendo a los poetas creadores—; a la circulación de formas literarias de creación oral y su registro escrito (conocida como “literatura de cordel”) desde la península ibérica a América, y a las técnicas de diseño y reproducción de dibujos en nuestro territorio, por nombrar algunos ámbitos que confluyen en esta obra.

Recomendamos el siguiente video realizado por el Archivo Central Andrés Bello, de la Universidad de Chile, el cual posee una colección importante de estos ejemplares. En el video se habla de la Lira Popular empleando los recursos de las décimas y dibujos unidos al contemporáneo medio audiovisual.