“La gente se da cuenta que hay un relato detrás”

Hace un tiempo les contamos de Apícola del Alba, miembro de la Red de Productores Locales que armó Oficios Varios este año para promover el comercio justo. En esta entrevista nos cuentan más de la visión que guía su empresa familiar, de sus proyecciones y como ha cambiado la percepción de las personas sobre los productos del bosque nativo.

¿Tienen alguna iniciativa para fomentar el cuidado del bosque nativo?
Nos parece que es súper emblemático hacer un manejo sustentable que no sea forestal. Nosotros estamos, por ejemplo, sacando extractos de Quillay para los champú y Boldina para las cremas, todo con manejo sustentable. Además, postulamos a un proyecto de CORFO, donde la idea es ver que otros principios del bosque nativo podemos ocupar para hacer una línea de productos para bebes. Y esto buscando fortalecer la zona de Curacaví, a través de  micro humedales, de poner abejas para que polinicen y poder recuperar el área.

IMG_3494

Y todo esto en la línea de la sustentabilidad…
Así es. Ser sustentables mas que ser millonarios. Nos salen bien caros los productos porque la verdad es que son de excelencia en cuanto a calidad terapéutica y tratamos de que sean competitivos en el mercado. Por eso es súper importante que nos difundan, ya que tampoco tenemos acceso a grandes campañas, si no que funcionamos con el boca a boca. De todas formas esa estrategia nos ha posicionado un montón, de alguna manera la gente ha posicionado la marca porque le gusta la estética, al probarlos ve que resultan,  nos van conociendo, algunos vienen para acá, hacemos charlas, hacemos giras por el bosque, se dan cuenta que hay un relato detrás de lo que producimos.

¿Cuál es su proyección a futuro?
Crecer y mostrar ese relato, porque la gente empieza a valorar esas cosas. Y abrir ese espacio para otra gente que esta haciendo lo mismo. Mientras más seamos haciendo cosas de buena calidad y con respeto al bosque, mas interesante es el mercado y más gente lo está valorando. Hay una cosa cultural de que la gente empieza a leer la etiqueta, empieza a darse cuenta.

Y a las personas ¿le interesan más estos temas?
Absolutamente. Cuando nosotros partimos esto era como una locura. No sabían de que se trataba el propóleo, nada. Todo el mundo era puros químicos, pero cada vez hay más gente, o mi mundo es muy hippie jajajaja.  No, pero cada vez hay más gente que se está curando con hierbitas, que está volviendo a la receta de la abuela. Hay más gente que está enganchada y con ganas de salirse de esta lógica del mercado y sobre todo de lo tóxico que es la medicina alopática que en el fondo te sana de un lado pero te enferma de otro.