Por Javiera Naranjo

Durante todo este año, Catalina Mekis (coautora del libro Telar patagón, una guía para principiantes) ha estado trabajando en la sistematización de los tintes naturales que se han utilizado de manera tradicional en tierras patagonas.

A lo largo de la historia, las tinturas con plantas fueron reemplazadas por las anilinas, que han  ganado terreno principalmente gracias a su efecto inmediato y controlado. En el último tiempo, numerosas iniciativas han buscado recuperar esta práctica ancestral, pero la mayoría han basado su trabajo en tintes naturales de especies introducidas o no endémicas. A raíz de eso, Catalina Mekis decidió poner en antecedente los colores que uno puede obtener de la flora nativa, debido a que esa información se irá perdiendo con el paso del tiempo. La idea de esta investigadora es poner en valor el conocimiento tradicional existente en torno al oficio, sistematizar los colores que se pueden obtener y poner al tanto a las propias artesanas sobre los recursos que no están usando y que podrían ser usados.

La postura de Catalina es  que valoramos y cuidamos las cosas que nos rodean conforme las utilizamos. Por lo tanto, es fundamental lograr tener un acabado conocimiento práctico sobre las bondades tintóreas de nuestras especies.

Esta intensión de volver a los tintes naturales ha sido realizada con el cuidado que merecen las especies nativas de la Patagonia. En este sentido, Catalina apunta a establecer protocolos de buenas prácticas y uso sustentable de las especies en cuestión. Así, por ejemplo, si para teñir se utiliza la corteza de un árbol, tratar de que sea un árbol que haya sido talado para hacer de él leña. De esta forma, el uso sustentable está dado por un conocimiento exhaustivo del tema: en la medida en que conoces más la gama de colores y cómo acceder a ellos, podrás usarlos de manera racionalizada. La postura de Catalina es  que valoramos y cuidamos las cosas que nos rodean conforme las utilizamos. Por lo tanto, es fundamental lograr tener un acabado conocimiento práctico sobre las bondades tintóreas de nuestras especies.

Si bien el proyecto surgió por la necesidad de sistematizar los colores que se podían obtener de determinados extractos de plantas nativas de Aysén (lugar donde actualmente vive la investigadora), los esfuerzos apuntan a replicar la experiencia en otras regiones del sur de Chile.

En abril de este año comenzó el levantamiento de información mediante entrevistas a catorce artesanas expertas en los tintes naturales y desarrollando el muestrario de colores. Después de varios meses de trabajo, Catalina está pronta a terminar unos cuadernillos explicativos y la página web que albergará todo el proceso y los resultados de la investigación. Los cuadernillos van a tener la información necesaria acerca de los mordientes y las formas más adecuadas para teñir, además de una explicación detallada de cómo teñir con cada una de las especies nativas con las que se trabajó. Estos tendrán la particularidad de tener un formato cómodo y fácil de reproducir y compartir; la premisa es que sea lo más parecido a un pasquín, que se pueda descargar de manera gratuita desde internet, que sea fotocopiable en cualquier boliche de cualquier pueblo.

Para octubre debería estar todo listo. Y Catalina desde entonces se dedicará a desarrollar diversos talleres que puedan mostrar los resultados de la investigación. “La idea es mostrarle a la gente la acción de técnicas que dan mejores resultados, que el color es según el mordiente que uno usa y el mordiente uno lo puede echar al cocimiento o puede venir en el recipiente que uno usa. Mostrar los diferentes colores que puedes obtener con el mismo tinte, dependiendo del mordiente o recipiente que usas”, nos explicó Catalina.

En el marco de esta ultima etapa del proyecto es que Catalina Mekis estará realizando un taller con nuestros amigos de Casa de Oficios. En él podrás comprender teóricamente el proceso del teñido mediante el uso de plantas, al mismo tiempo que experimentas mediante el uso de cuatro tipos de extractos diferentes. Así, aprenderás cómo trabajar con hojas, madera, frutos y flores, y podrás obtener una gama de ocho tonalidades o colores diferentes de cada extracto a partir de variaciones en el proceso.

Oportunidad imperdible para los amantes de los colores y las lanas, el taller se realizará el sábado 18 octubre  desde las 10:00 am. hasta las 17:00 horas. Los materiales vienen incluidos y el valor es de $60.000. Si te quieres inscribir, debes enviar un correo a teresa@casadeoficios.cl

Y bueno, para quienes no se puedan inscribir en el taller… estén atentos al próximo lanzamiento del sitio web donde estará disponible la información e imágenes recopiladas en esta primera etapa en Aysén y que espera replicarse en otras regiones del sur de Chile.