En este artículo hablaremos sobre diversos elementos que hacen a chile un país muy especial.

A gran escala, Chile posee un clima mediterráneo el cual se caracteriza por inviernos fríos y lluviosos, y por veranos secos y calurosos, cuya condición sólo se presenta en cinco regiones del planeta: la Cuenca Mediterránea, California, Chile, Sudáfrica y el suroeste de Australia. A su vez, el clima chileno tiene una marcada característica oceánica debido al enorme frente marino del territorio, lo que otorga un carácter estable sin grandes variaciones de temperatura.

Sin embargo, si le damos un vistazo a la historia, vale la pena mencionar que el planeta ha sufrido importantes fluctuaciones climáticas a lo largo del tiempo.  Estas fluctuaciones han generado que la vegetación de nuestro país se haya desplazado en función de las condiciones más favorables, de manera que cuando estas han cesado han quedado relictos o remanentes vegetacionales a lo largo de nuestro territorio en aquellos lugares donde las condiciones ambientales aún permiten el desarrollo de estas especies. Un caso emblemático es el de Fray Jorge, el bosque húmedo más nortino de Chile ubicado en la Región de Coquimbo. Es un lugar extraordinario ya que muchos componentes de su flora se encuentran también en la selva valdiviana, con una discontinuidad de casi mil kilómetros. Su permanencia se atribuye a las condiciones del microclima húmedo y frío existente en este sector de la cordillera de la costa producto de la neblina costera.

Por otro lado, el paisaje chileno presenta una configuración poco común en el mundo ya que presenta un gradiente altitudinal que va desde nivel del mar a los casi 7.000 msnm en distancias relativamente reducidas del mar. Esto origina pisos bioclimáticos diversos que van desde un clima litoral hasta el clima polar de altura, pasando por el clima continental en la precordillera. Esto, sumado a la extensa  longitud de nuestro país (aproximadamente de 4.300 kilómetros de norte a sur), le otorgan una gran diversidad de ambientes, con variadas combinaciones de clima y suelos.

A pesar de estas condiciones, Chile comparativamente no destaca por su alto número de especies nativas¹, si no por sus alto grado de endemismo². Una cualidad importante, ya que se relaciona con existencia de patrimonios genéticos únicos en el mundo. Aparentemente la existencia de especies extremadamente singulares se debe a que nuestro territorio se encuentra geográficamente aislado por severas barreras naturales. Por el norte nos encontramos con uno de los desiertos más áridos del mundo, por el sur con hielos eternos antárticos, por el este con la cordillera de los Andes y por el oeste con el Océano Pacífico.

COL2 VIVI 2

Picaflor de Juan Fernandez.

Es interesante mencionar que cerca de un 50% de las plantas vasculares en nuestro país son especies endémicas de Chile. Esto también se repite para el caso de los anfibios, donde alrededor del 63% de las especies nativas son endémicas del país, para los reptiles con alrededor de un 57% y para los peces continentales con alrededor de un 74% de endemismo. En algunos grupos de insectos se observa más del 80% de endemismo. Para aves y mamíferos parecen ser 11 y 14 especies endémicas de nuestro país, respectivamente.

Más impresionante aún, es el hecho que un sin número de especies son exclusivas de áreas muy acotadas en nuestro país. Un caso excepcional es el Archipiélago Juan Fernández, donde alrededor de un 62% de las especies sólo se encuentran en el archipiélago, de manera que posee la mayor densidad de especies endémicas de flora en el mundo, casi equivalente a una especie por Km². A su vez, cerca del 60% de las especie endémicas de anfibios y reptiles se encuentran sólo en una región administrativa.

Chile central, el norte chico y parte del sur de Chile, está dentro de los 25 sitios más importantes para conservar la biodiversidad a nivel mundial.

Es así como en Chile, entre muchos ejemplos, podemos mencionar la queñoa (Polylepis tarapacana), único árbol que crece en forma natural a más de 4.000 metros de altitud, endémico de la zona norte de nuestro país. El Lucumo silvestre (Pouteria splendens), el Chagual o Puya (Puya chilensis) y  el también conocido Chagual o Puya (Puya berteroniana) endémicos de la zona central del país, La turca (Pteroptochos megapodius) y tenca (Mimus thenca) aves endémicas de la misma zona,  el degú (Octodon degus) un pequeño roedor con una tierna colita de pincel, que habita únicamente entre la tercera y séptima región.  Otro caso emblemático es el monito del monte (Dromiciops gliroides), pequeñísimo marsupial que habita los bosques entre Concepción y Chiloé. Es el marsupial más primitivo de su grupo al cual también pertenecen los canguros y koalas. Además, sorprendentemente es la única especie de mamífero representante de su orden taxónomico³.  El Queule (Gomortega keule) es una especie arbórea de alto valor, ya que es única en su género y  se distribuye exclusivamente en la séptima y octava región. Asimismo el Ruil (Nothofagus alessandrii) es endémico de la cordillera de la costa de la séptima región, quedando menos de 350 ha de este tipo de bosque.

Debido a estos impresionantes niveles de endemismo y el hecho de que el hábitat de estas especies este fuertemente afectado por las diversas actividades humanas, es que Chile central, el norte chico y parte del sur de Chile, está dentro de los 25 sitios más importantes para conservar la biodiversidad a nivel mundial. En este sentido, es fundamental que como país tomemos conciencia de nuestro patrimonio, su valor y nos hagamos cargo de su conservación. Para esto no sólo es necesario contar con acciones políticas atingentes, sino que es fundamental que nos hagamos responsables de los efectos que nuestras acciones, día a día, generan sobre el medio ambiente.


¹ Decimos que una especie es nativa (o autóctona) de un cierto lugar cuando su presencia ahí es el resultado de fenómenos naturales, sin la intervención humana.

² Entenderemos endemismo como un término utilizado para referirse a aquellas especies o taxones que habitan, en forma natural, exclusivamente en un lugar.

³ Categoría que agrupa una serie de organismos, por ejemplo los carnívoros, los roedores, los murciélagos, los cetáceos, los primates, entre muchos otros.