Las ciudades de San Fabián de Alico y San Carlos de la Región del Ñuble son conocidas por sus cantoras, especialmente por Violeta Parra y su obra. Sin embargo, ella es sólo una de las tantas mujeres que han ejercido este oficio entre las montañas de la precordillera y el valle de la región.

Si bien a finales del siglo XX hubo mucho interés en la investigación de los cantos campesinos a manos de Patricia Chavarría, Margot Loyola, Gabriela Pizarro y la misma Violeta Parra. Hoy en pleno siglo XXI es necesario actualizar y re-investigar sobre su quehacer y las transformaciones que han experimentado producto del paso del tiempo. Entendemos que la cultura es dinámica y está en constante movimiento, a decir de Patricia Chavarría, “la identidad campesina no se compone de elementos predeterminados y esencializados en un tiempo pasado. Ésta se construye y reconstruye permanentemente y, por tanto, se hace necesario, al momento de estudiarla, considerar tanto sus continuidades como sus transformaciones” (Chavarría et al, 1996:16).

En los últimos treinta años se ha experimentado un cambio cultural importante en el campo con la llegada de las forestales, con los proyectos hidroeléctricos, con la importante migración de jóvenes por su educación en búsqueda de un supuesto futuro mejor. Los nuevos anhelos de la juventud se direccionan lejos del aprendizaje de los oficios tradicionales de la comunidad, muy pocos vuelven a ejercer sus nuevos conocimientos y un porcentaje de los que vuelven se encuentran sin poder dialogar con su entorno primal. Con todo, en este último tiempo ha existido una revaloración del patrimonio inmaterial en la zona, es posible observar a una nueva generación de cantoras que han custodiado el oficio de sus antepasadas, reacomodando la necesidad del canto a los nuevos tiempos.

Actualmente la cantora ya no se presenta en las trillas, novenas y velorios, ahora canta en actos de la municipalidad, actividades de candidatos a algún cargo público, o eventos de centros de madres o de adultos mayores. Los escenarios han cambiado y con ello también se transforma el oficio.Hoy, sus cantos susurran entre las montañas resistiendo la imposición del tiempo; allí nuestras cantoras cuentan sin prisa sus historias, siendo testigo y protagonistas de la experiencia humana en el campo.

Dirección: Javiera Naranjo y Diego Sepúlveda
Guión: Diego Sepúlveda
Montaje: Karina Valle
Investigación: Javiera Naranjo
Sonido: Álvaro Villalobos
Idea Original: Josefa Quintana y Diego Sepúlveda

Agradecimientos:
Mirtha Ortega
Carmelita Garrido
Irene Belmar
Marisole Valenzuela
Javier Salinas
Javiera Barreau
José López
Martín Sepúlveda
Luis Gómez
Josefa Quintana
Eleonora Aldea
Manuel del Valle

 

REVISA NUESTRO ARTÍCULO