Primero, si se pueden presentar. Cómo se llama la cooperativa y una pequeña reseña de su historia

La Cooperativa Calahuala, es una cooperativa de trabajo compuesta actualmente por cinco socixs: Julio Gerding (Ing. en Conservación de Recursos Naturales e Ing. Agrícola); Alberto Tacón, Úrsula Fernández y Alexia Wolodarsky-Franke (Biologxs); Dafne Gho (Diseñadora y Bióloga) y dos trabajadoras: Rayen Catrileo (Ing. Forestal) e Iris Neira (Contadora). Nos encontramos ubicados en Valdivia, en la Región de Los Ríos.

Calahuala se formalizó con ocho socixs a fines de 2016, después de seismeses de trabajo pre-cooperativo, durante estos 2 años hemos logrado consolidar un equipo de trabajo estable y cohesionado de apoyo mutuo. Esto nos ha permitido crecer como cooperativa y continuar nuestro desarrollo personal y profesional desde la mirada del cooperativismo.

Nos dedicamos a prestar servicios profesionales en el área de la Conservación de la Biodiversidad y el Manejo de Áreas Protegidas, principalmente en cuatro grandes áreas: Planificación para la Conservación, Educación y Capacitación para la Conservación, Diseño para la Conservación y Estándares y Buenas Prácticas para la Conservación.

Antes de continuar, si pudieras presentarte para saber quién contestará la entrevista.

Claro, soy Julio Gerding, Gerente-Administrador y encargado de Sistemas de Información Geográfica, Socio fundador y tengo 34 años.

Mi quehacer en la cooperativa se divide en dos áreas: en la parte administrativa soy, junto a Alberto Tacón, el representante legal de la cooperativa y me dedico principalmente a las labores de administración y gestión (banco, contratos, firmas notariales, etc). Y, por otra parte, en el área profesional, soy el encargado de dar soporte en sistemas de información geográfica y cartografía en general a los proyectos que desarrollamos.

¿Podrías contarnos por qué deciden agruparse como cooperativa?

Principalmente por la horizontalidad que presenta el modelo cooperativo. Si bien todos, de una u otra forma, conocíamos y compartíamos los valores y principios cooperativos, esta fue una posibilidad de trabajar de manera conjunta, en igualdad de condiciones, donde las decisiones son tomadas en conjunto mediante el debate, la conversación y el consenso. Respetando nuestras individualidades y potenciándolas para aportar a los trabajos colectivos, desde la responsabilidad y el afecto para con los socixs y los proyectos que se desarrollan.

¿Qué necesidades recuerdan tenían al momento de agruparse?

La necesidad de poder generar un equipo de trabajo estable y consolidado para poder desarrollar proyectos de nuestro interés personal y profesional con mayor efectividad. Por otra parte, ya veníamos trabajando juntxs, ya sea en actividades socio ambientales o en consultorías, por lo que había un avance en cuanto a los afectos y las confianzas que solo necesitábamos consolidar.

¿Piensan que fue una buena decisión?

Difícil respuesta… depende de la época del año (risas)

Cuando tenemos que realizar la junta general y el balance, excedentes, etc. Siempre nos cuestionamos si fue lo mejor ser una cooperativa, pero cuando ya salimos de ese trámite anual se nos olvida todo lo malo y la verdad es que es muy gratificante. Nos sentimos muy contentos y convencidos de que este es el modo de organización que más nos representa y nos permite mejorar nuestra calidad de vida y en el cual nos sentimos cómodos trabajando.

¿Y en cuanto a lo cotidiano de la cooperativa, cómo se organizan: reuniones, dinero, actividades?

Como somos un equipo pequeño, no tenemos mucho problema en organizarnos. En tiempos “normales” nos reunimos periódicamente en nuestra oficina, generalmente en las mañanas y luego cada uno trabaja en función de sus responsabilidades y necesidades.

En cuanto al dinero, trabajamos en base a proyectos y consultorías, por lo que procuramos que todos lxs socixs tengan proyectos a lo largo del año y según la su actividad y responsabilidad se asigna un valor el cual se va a una cuenta individual y cada socix decide cuanto de ese dinero utiliza mensualmente, siempre resguardando y respetando las normas vigentes de las cooperativas de trabajo.

Además, hemos ganado dos proyectos de fortalecimiento cooperativo con FIA y uno con Sercotec (Etapa 1, del programa Juntos), esto nos ha permitido poder disponer de algunos recursos y tiempo para poder ir resolviendo nuestras dudas y poder fortalecer nuestros procedimientos.

¿Cómo resuelven el tema de los bienes colectivos? Pensando cuando han necesitado comprar u obtener bienes para todxs lxs miembrxs.

No hemos tenido dificultad en ese tema, generalmente cuando requerimos comprar un bien y es una necesidad para prestar alguno de nuestros servicios se conversa y en la medida que tenemos recursos se adquiere.

¿Cuáles han sido algunas de las dificultades que han tenido que enfrentar?

Las dificultades son principalmente administrativas frente a los servicios públicos y/o entidades público o privadas. En general, la figura de cooperativas no es común, si es cooperativa de trabajo, menos. Por lo que es necesario, en la mayoría de los casos, hacer un trámite simple dos o tres veces, hasta que uno ya tiene más experiencia y aprende cómo, dónde y con quién hablar para apurar los trámites.

Una dificultad importante cuando comenzamos a trabajar fue la apertura de cuentas bancarias, ya que la banca tradicional no trabaja con cooperativas, las mismas cooperativas de ahorro y crédito grandes no son muy cercanas, de hecho, no conozco a ninguna cooperativa que tenga una cuenta bancaria con ellos. Y la única entidad que hace pocos años atrás se abrió para entregar cuentas es el Banco Estado.

Otra situación que genera dificultades es que las cooperativas deben rendir cuentas tanto al servicio de impuestos internos (SII) como a la División de asociatividad y economía solidaria (DAES), por lo que para nosotrxs que somos una cooperativa de trabajo pequeña, es una sobrecarga de trámites administrativos y procedimientos que realizar que solo entorpecen nuestro trabajo.

Y en este sentido, si tuvieras que pensar en una mejora del sistema de cooperativas en cuanto a los trámites que les exige el Estado ¿Qué propondrías? O cómo se te ocurre podría funcionar todo esto de manera más expedita para las cooperativas. Fantaseando en futuros posibles, claro.

En primer lugar, se debería poder conversar con mayor fluidez con las agencias del estado, en particular SII y DAES. Flexibilizar aspectos operativos según tipo y/o tamaño de las cooperativas como, por ejemplo, los procedimientos de citación a asambleas.

En particular, sería interesante revisar las normativas específicas de cada cooperativa, en nuestro caso las de trabajo, ya que sentimos que está pensada en un tipo de empresa más tradicional de producción y no tanto a empresas de servicios profesionales.

¿Cuál ha sido el conflicto más complejo que han tenido que enfrentar?

Si bien no ha sido un conflicto, si una dificultad muy grande es poder mantener las cuentas claras y en tiempo real de todos los flujos de dinero de la cooperativa. No por razones de desconfianza, sino que al ser un poco más complejo toda la contabilidad y al no haber muchos especialistas en el área contable/administrativa de cooperativas de trabajo, como para el entender los balances, explicarlos y proyectar los flujos económicos, es una tarea ardua que se nos presenta año a año, y si bien tenemos a Iris que nos apoya en la administración y contabilidad el resto de los cooperados somos neófitos en estos temas.

¿Qué recomendaciones les harían a otras cooperativas con respecto a la resolución de conflictos?

Como organización que busca el bienestar común de sus socios y la sociedad, hemos de poner siempre el bien común por encima del bien individual.

Desde la perspectiva de las cooperativas de trabajo creo que siempre hay que trabajar desde la confianza y el afecto con los socios y la cooperativa. Evitar aplazar discusiones y/o malentendidos que se puedan agrandar sin razón. Mantener siempre transparencia, honestidad y franqueza a la hora de plantear una situación.

¿Cómo resuelven la entrada de un nuevo miembro a la cooperativa?

En nuestro estatuto tenemos estipulado el procedimiento, que en resumen consiste una cuota pecuniaria y una cuota en tiempo dedicado a la cooperativa. En términos simples, buscamos que la persona que quiera ser parte de nuestra cooperativa sea una persona con la cual ya tengamos una relación de trabajo, confianza y afecto, ya que es necesario por las responsabilidades que la cooperativa tiene con sus socixs que cada persona que se integre cuente con todas las garantías necesarias para que pueda, a través del trabajo en la cooperativa, mejorar su calidad de vida.

Si tuvieran que dejarle un mensaje a lxs miembrxs de otras cooperativas ¿qué les dirían?

Si no es divertido no es sustentable. Este es nuestro lema. Lo primero es estar seguro de que el grupo en general y cada uno de los socios esté bien emocional y físicamente, que disfrute lo que está haciendo, aunque esto no supone quitarle rigurosidad al trabajo.

Existe alguna cooperativa que admiren o que llame su atención ¿Cuál y por qué?  

¡Todas! En particular me gustaría destacar a la Red de Cooperativas de Los Ríos, que es una organización en formación que agrupa a varias cooperativas de la Región de Los Ríos que compartimos principios más allá de los cooperativos, relacionados con el Buen vivir.

Destacamos también la Cooperativa de Consumo Responsable de Valdivia, quien a muchos de nosotros nos provee de una alimentación sana y de origen conocido.

¿Tienen algún sitio o texto que puedan recomendar a otras cooperativas para guiarlos en su proceso?

Nada en específico, en internet hay mucha información disponible. Siempre están los sitios oficiales como la DAES y SII donde se encuentra información oficial, sin embargo, no siempre es fácil de entender. Por lo menos para mi ha sido relevante leer mucha información relacionada con la tributación y la distribución de excedentes de las cooperativas.

¿Te gustaría decirnos algo más?

Creo que, en este contexto en particular, en realidad siempre, es necesario reflexionar y cuestionarse cómo nos organizamos en las distintas facetas de nuestras vidas. Cuáles son las relaciones humanas y ambientales que tenemos, y cómo éstas afectan positiva o negativamente nuestro vivir. En este escenario, creo, compartir y entender los principios y valores cooperativos puede ser un pilar fundamental en el desarrollo integral de la sociedad.