Primero, podrían hacer una pequeña reseña de su historia como Federación de Cooperativas.

La Federación de Cooperativas Trasol: trabajo y solidaridad, lleva cinco años tramando historias de lucha, autogestión y trabajo cooperativo en la Región Metropolitana. Hace poco menos de un año también tenemos la fortuna de contar con compañerxs de la IX región: Cooperativa Trabajo Vivo. Trasol, nace al alero de conversaciones y sueños organizativos entre distintas cooperativas que ya venían desarrollando una visión del cooperativismo sin patrón, de estructuras horizontales y con fuerte vinculación social y política.

Las cooperativas de la Federación son: Auxilio te limpio, que se dedica al aseo industrial, clínico y domiciliario; Coocrear, que se especializan en contabilidad y administración; Coenergía, enfocada a la electricidad, distribuidora popular y abastecimiento de vegetales; Centro Alerta, dedicada a la investigación en educación popular y economía popular y solidaria; RedGenera, enfocada a la electricidad y energías renovables; Triku, especializada en comunicación Social; Jurídica, entregan asesoría legal; Desbordada, enfocada en economías feministas; Trabajo vivo, se especializan en desarrollo local y economía solidaria; y Kincha, que trabajan en arquitectura, construcción y modelos participativos.

Y quiénes serán las personas que contestarán la entrevista: nombre, cargo, años dentro de la Federación, cooperativa a la que pertenecen, quehacer y edad.

Mi nombre es Philippe Saá, soy Periodista, participo en TRIKU Cooperativa desde donde realizamos un trabajo de comunicación social, además soy parte de la Comisión de Comunicaciones de TRASOL en la que participo hace un año, y tengo 40 años.

Y yo soy Cristhián Aburto Jara tengo 34 años, soy Profesor de Filosofía y participo de la Cooperativa de trabajo Centro Alerta. Además, soy parte de la Comisión Educación de TRASOL. Participo en la Federación hace cuatro años.

¿Por qué deciden agruparse como una Federación de cooperativas y que necesidades tenían al momento de constituirse?

Por la firme convicción de que la organización es una herramienta que permite a los pueblos e individuos cooperar para construir una vida en donde lo común se pone en el centro de las intenciones. Las cooperativas se enfrentan a un mercado que se basa en la competencia y en el enriquecimiento del inversionista, quienes lo único que ponen es su capital en una operación en donde lxs trabajadorxs son despojados de su fuerza de trabajo a cambio de una remuneración. La unión de cooperativas permite enfrentar este modelo con otra perspectiva, con principios y valores claros: autogestión, solidaridad y apoyo mutuo.

¿Cuáles son los principios vectores y objetivos que guían su trabajo como Federación defensora del trabajo cooperativo autogestionado?

Uno de nuestros principales objetivos es la promoción y defensa de la economía popular y el trabajo autogestionado solidario. A partir de este objetivo se proyectan vectores que lo nutren, como: la creación de espacios de autoformación y educación para las cooperativas que constituyen la Federación, como también, para organizaciones externas afines; aportando al fortalecimiento político y productivo de éstas. La idea es desarrollar una forma de trabajo solidaria y permanente dentro de nuestra Federación y sus integrantes, y al mismo tiempo, apoyar a las agrupaciones comunitarias y organizaciones externas que lo requieran.

¿Cómo entienden ustedes una cooperativa y el cooperativismo dentro de una sociedad neoliberal como la chilena?

Lo comprendemos como la construcción necesaria de un nuevo hacer. El sistema neoliberal es insostenible y las últimas crisis ocurridas en Chile son un claro ejemplo de ello.

Creemos que el cooperativismo en este momento histórico, es una oportunidad de superación a un modelo económico y político que devasta la vida en todos sus aspectos. Una cooperativa funciona a través de la democracia directa y la asamblea como herramienta prioritaria, el apoyo mutuo y la solidaridad son sus valores, entonces, el cooperativismo y las cooperativas funcionan con una lógica contraria al neoliberalismo; competitividad y organización jerárquica, entre otras.

El cooperativismo de trabajo autogestionado es una forma de pararnos frente a este sistema, alejados de las dinámicas de precarización laboral imperantes, levantando una posibilidad real de decidir cómo queremos trabajar, y qué valores nos van a guiar en ese camino. Así, también entendemos la necesidad de vincular el cooperativismo a las luchas sociales que la clase trabajadora y el mundo popular están llevando a cabo, es una condición esencial para nosotrxs.

Y en ese mismo sentido: ¿Cómo es su vinculación como Federación de Cooperativas de trabajo con el Estado?.

Debemos considerar la rama del Estado que vigila la constitución y desarrollo de las cooperativas, esta es la División de Asociatividad, que pertenece a la Subsecretaría de Economía y Empresas de Menor Tamaño del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo. Lo cual es un departamento insuficiente para dar respuesta a las múltiples instancias cooperativas.

En este sentido, es una relación distante, pues para el Estado de Chile las cooperativas son organizaciones económicas prácticamente iguales a las micro, pequeñas y medianas empresas. La práctica cooperativa no es alentada en su diferencia, sino más bien se le hace competir en circunstancias poco favorables para nuestro modelo. Esto lo vemos, por ejemplo, en relación a los costos: en las empresas, estas decisiones responden a intereses particulares, en donde lxs trabajadorxs solo son observadores, sin derecho a poder manifestarse, siendo que estas decisiones les involucra directamente. Una de las grandes diferencias en la lógica de jerarquía empresarial es que en las cooperativas lxs trabajadorxs son parte pensante y actuante, deciden sobre sus propias condiciones, lo que genera una vinculación con su realidad laboral diametralmente opuesta al mero empleado asalariado.

¿Según su opinión por qué creen que el modelo de las cooperativas ha perdurado por tantos años como una opción válida de organización social a lo largo de todo el planeta?

Porqué históricamente la clase trabajadora ha buscado diferentes maneras de enfrentar el desafío de superación al Capitalismo, en favor de la dignidad humana y mejores condiciones de vida. El cooperativismo como forma de organización busca una manera diferente de producir y de vivir, no es solo un método de funcionamiento en el ámbito laboral, es una manera de relacionarnos con los demás; ser actores sociales de nuestra existencia y decidir cómo queremos vivirla. Las cooperativas y el trabajo solidario autogestionado plantean hoy una vía de recuperación de la cooperación mutua como pilar fundamental de transformación y social en la forma de producir y vivir.

Pasando a otro tema, por lo que entiendo ustedes están a cargo del Encuentro Internacional de Cooperativas ¿De qué se trata esa iniciativa? ¿cuántos años llevan desarrollándola? ¿Y con qué países han compartido experiencias?

En realidad, somos parte de una red internacionalista denominada: “Economía de las/os Trabajadoras/es” que es una alianza entre distintas cooperativas e instancias académicas alrededor del mundo, con cuatro zonas regionales: Euromediterráneo, Norte y Centro América, África y Sudamérica. Las organizaciones que la componen son cooperativas que tienen en común a la autogestión como centro de su desarrollo y estudio. Hemos participado como Federación desde el 2017 y tuvimos la oportunidad de organizar el Tercer encuentro regional en Santiago el 2018.

Por lo que entiendo la Federación cuenta con una Comisión de Educación la cual está a cargo de la organización de espacios formativos para sus socixs. Cómo funciona eso y cuáles son los principales temas que abordan al momento de pensar en educar dentro de una cooperativa.

La orgánica de la Federación permite dar respuesta a las múltiples necesidades y anhelos que tenemos como colectividad, en este sentido la comisión de educación es la encargada de dinamizar, sistematizar y realizar las escuelas de formación internas de las cooperativas pertenecientes a Trasol, a la vez de preparar los materiales y ejecución de talleres y formación externas. Nuestras jornadas apuntan a distintas áreas del conocimiento, como: historia del cooperativismo; modelos de gestión administrativo; contables; uso de herramientas tecnológicas (excel y webinar); principios, valores e identidad de la Federación.

Nos podrían contar sobre los principales obstáculos que se les han presentado en el camino como Federación y cómo los han resuelto.

La forma como se entiende la economía en perspectiva neoliberal es uno de los mayores obstáculos que tienen organizaciones como la nuestra. La manera que tenemos de imaginar y prefigurar el mundo político, económico y social apunta a perspectivas que no encuentran eco en el Estado, y que tampoco permean con facilidad las subjetividades individuales formadas bajo este sistema, en donde la privatización de nuestros recursos naturales, la enajenación de la fuerza de trabajo y una desvinculación con el territorio no se ponen en duda ni se cuestionan.

Lo hemos enfrentado a pura constancia, trabajo colaborativo y convicción. Esto por supuesto ha puesto en entredicho muchas veces la sustentabilidad de nuestras organizaciones, pero día a día vamos conectando con más personas y organizaciones que comparten nuestro sueño de una sociedad más justa, equilibrada con la vida en toda su extensión y en la creencia firme de que el trabajo es una fórmula en donde el ser humano puede extender su conciencia y vinculación con otras y otros.

¿Cómo resuelven la entrada de una nueva cooperativa a la Federación de cooperativas?

Existe un proceso de acercamiento, en donde las organizaciones se ponen en contacto con nosotrxs. Esto nos permite conocernos, responder consultas, compartir visiones y principios para ver si estamos en la misma línea de construcción. Posteriormente es en la asamblea de la Federación, única instancia orgánica resolutiva, en donde se aprueba el ingreso de cualquier cooperativa que quiera ser parte de Trasol.

Si tuvieran que dejarle un mensaje a lxs miembrxs de otras cooperativas ¿qué les dirían?

Trabajen en pos de la recuperación de la soberanía económica, conformen tejido social y vinculen su trabajo productivo de manera estratégica con la transformación hacia un sistema más justo para la clase trabajadora. Son tiempos difíciles para todxs, es indudable, pero la solidaridad y el apoyo mutuo son las herramientas fundamentales en estos tiempos de crisis. El avance del cooperativismo dependerá de la consciencia y voluntad que tengamos sobre como ocupar esas herramientas para el beneficio de la sociedad en su conjunto.

Existe alguna cooperativa que admiren o que llame su atención ¿Cuál y por qué?

Más que individualizar una cooperativa, vemos con mucha atención lo que ocurre con lxs hermanxs cooperativistas y de la economía popular de Argentina, en especial la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP). Ellxs han ido construyendo un camino en donde han podido dar trabajo a miles de trabajadorxs, además, de un fortalecimiento de las políticas públicas, en donde el sector cooperativista es considerado en sus compras públicas y en sus desarrollos territoriales. Su trabajo ha sido también reconocido a nivel nacional, por ejemplo, con la creación de la comisión técnica de empresas recuperadas, y el nombramiento como secretario del compañero Francisco Martínez, trabajador y referente de la fábrica recuperada Textiles Pigüé. Pero, además, junto con esa comisión se crea el Registro Nacional de Empresas Recuperadas, una base de datos oficial de las empresas recuperadas del país, reconocidas por primera vez por el organismo que regula las cooperativas como un sujeto específico. Estamos a años luz de distancia a lo que están realizando en Argentina, pero tenemos la creencia firme de que vamos por buen camino.

¿Tienen algún sitio o texto que puedan recomendar a otras cooperativas para guiarlos en su proceso?

El año 2018, junto a Editorial Quimantú, lanzamos la colección DespatronArte. Son textos que relatan experiencias y reflexiones sobre la autogestión productiva, el cooperativismo y la economía popular y solidaria. Es una invitación al diálogo y al debate sobre como reconstruir una nueva mirada sobre el cooperativismo en Latinoamérica. Creemos que en esta colección se pueden encontrar insumos interesantes de cómo colectivizar las luchas sociales a través de un cooperativismo solidario y transformador.

¿Tomando en cuenta la situación económica y política en Chile, desde el estallido social de octubre 2019 y la crisis sanitaria Covid, cuáles son los principales desafíos que han enfrentado como Federación de Cooperativas de Trabajo?

Como Federación no estamos ajenos a sufrir los embates de la reciente crisis social y sanitaria. Hemos tenido que fortalecernos y ser solidarios para mantener nuestros modelos productivos autogestionarios en pie. Nuestra productividad ha sido golpeada, sobretodo por la crisis del Covid 19, sin embargo, estamos apoyándonos mutuamente para encontrar las estrategias que nos permitan salir adelante, tanto a los socios como las cooperativas que integran la Federación.

Tanto la crisis covid como el estallido social de octubre 2019, nos han permitido reafirmar nuestra postura frente al sistema neoliberal, rechazándolo con más fuerza que nunca. Hemos sido testigos de las luchas del pueblo organizado, el rescate de la soberanía popular en las organizaciones y asambleas territoriales, la fuerza autogestionaria de las redes de distribución populares, las ollas comunes, las compañeras fortaleciendo su rebelión contra el patriarcado, y así, muchas instancias que nos indican que sí estamos caminando la ruta correcta.

Los desafíos de nuestra Federación se cimentan en seguir creyendo en que otro mundo es posible y que las luchas sociales de la clase trabajadora lo están demostrando día a día. Seguir aportando a ese cambio desde el cooperativismo y el trabajo solidario autogestionado es nuestro principal desafío.